viernes, 31 de julio de 2009


"Deseo poco. Y lo poco que deseo, lo deseo poco."

- San Agustín


7 comentarios:

  1. Filosofía válida: claro que lo es, si religiosa, psicológica y sociológicamente se concibe el deseo o la necesidad como el estimulo desencadenador de grandes catastrofes personales, entonces, el desear poco no es una actitud mediocre ante la vida, antes bien, es la apertura a recibir las bendiciones, retos o vivencias que se nos presentan con una actitud receptiva ajena a las frustraciones y cercana a las virtudes de lo que nos pasa como aquello que debe suceder. Finalmente al ser constructores de nuestro propio destino, si queremos lo mejor para nuestras vidas, eso obtendremos, pero lejos de la atadura del deseo o la necesidad, que hace mas débiles a los débiles y que los fuertes y exitosos no tienen. Esa es una visión pragmática, realista y positiva de ver lo que San Agustín quiso expresar con la frase, pues era un virtuoso y feliz ser humano con carencias materiales (tal vez por que así lo quiso, no está peleado el tener con el ser).

    Saludos =)

    ResponderEliminar
  2. tienes toda la razón; mejores palabras no has podido tomar (:

    ResponderEliminar
  3. Gracias a San Agustín decidí probar con alejarme de las dependencias materiales... asi llegué a regalar una tela, mi radio y hasta mi colchón, cuando me di cuenta llevaba casi un año durmiendo sobre maderas...

    ResponderEliminar
  4. miércoles, te estoy envidiando. Practico el desprendimiento pero en infimas dosis; aun soy débil pero el Santo es mi motivador.

    ResponderEliminar
  5. Desealo mas, vale la pena ;; jajaja!

    ResponderEliminar
  6. asi es... llevaba casi un año durmiendo sobre maderas, hace poco me compré nuevamente un colchón... aún puedo vivir sin tele (ya llevo 2 años) y sin radio (3 años)... para informarme tengo los periodicos y para la música tengo internet... y creo que me es mucho más saludable de esa forma...

    ResponderEliminar
  7. Si con eso eres feliz, bien por tí.

    ResponderEliminar